domingo, febrero 09, 2014

BOREAL

Aullidos en el viento
la calma,
se acomoda junto al fuego.

Moradora de susurros
la noche,
en blanco bajo el negro.

Y nosotros dos,
como amantes nocturnos
caminando sigilosos
por la autopista blanca
iluminada por la luna,
susurrándonos aullidos
que viajaran en el viento.

Mientras, abajo, las gentes de bien
duermen tranquilas, dentro
y el destino que nos aguarde
cuando amanezca
se despertara con ellos.

Y tal vez, entonces
nuestros susurros,
solo los pueda recordar el viento.


M.L.P extraído del  poemario (el invieno en llamas, 2008)